miércoles, mayo 29, 2013

TIEMPOS DE CODICIA



 
De Popilia a su nieta Lucila. Salud.



Me he despertado esta mañana con un nudo en la garganta, querida mía. Quizá sea por mi edad, o porque cada año, en esta fecha, cuando los hermanos Arvales celebran la segunda jornada de ceremonias en el bosque sacro de la Diosa Dia,  mi madre me recordaba la importancia del antiquísimo culto de las ollas. ¡Ay, en los tiempos pasados, cuando el padre Rómulo instituyó la fraternidad de los Arvales, se daba mucha importancia a las ollas!  Eran grandes recipientes de barro, instalados en el templo, donde se guardaban las semillas destinadas a sembrar los campos el año siguiente. Todos los ciudadanos debían aportar semillas, quienes más y quienes menos, según la abundancia o escasez de la cosecha de cada uno. Mas cuando a los pocos meses llegaba el momento de la siembra, las semillas se repartían a todos por igual.



¡Mira si es antigua la costumbre de reunir grano entre todos, cada cual según los resultados obtenidos, y repartir igualitariamente después!  A veces, querida niña, creo que se han perdido esos principios a través de los cuales los habitantes de una ciudad dejaban de ser individuos para convertirse en una comunidad. ¿Qué vemos ahora? Aunque se celebren como siempre las ceremonias y se multipliquen las reuniones y los banquetes sacros, unos cuantos rehúyen hábilmente el aportar a la olla el grano que les corresponde en proporción a sus cosechas y, en cambio, cuando llega la hora de repartir, se llevan la parte más abundante, a costa de los honestos ciudadanos.

¡Qué tiempos de codicia y de ambición desmesurada nos ha tocado vivir!


NOTA : El 29 de mayo se celebraba la segunda jornada de los tres días que duraba la fiesta Ambarvalia, en honor de la Diosa Dia, asimilada más tarde a la diosa Ceres.  Se trataba de purificar los campos y protegerlos de todos los males, así como “las ollas” o grandes recipientes de barro donde se conservaban las semillas destinadas a la siembra. Según la tradición, el colegio de los hermanos Arvales (compuesto por 12 sacerdotes) fue fundado por Rómulo. El templo y el bosque sagrado de la Diosa Día se hallaba en la vía Campana (en la margen derecha del Tíber) a cinco millas de Roma.

*La foto la he sacado de internet. Es un sacerdote Arval y se conserva en el Museo del Louvre.

22 comentarios:

Cayetano dijo...

En algunas cosas no hemos avanzado sino retrocedido.
Un saludo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Así es, Cayetano. Saludos cordiales.

mariajesusparadela dijo...

Tristemente.

pastapalabra valencia dijo...

Me encanta como escribes.... espero llegar a tus niveles...
Un beso.
Giovanna (scrittrice in erba)

yolanda carrasco dijo...

Magnífico Isabel, me ha encantado.¡Cómo explicas las cosas más actuales comparándolas con las de la Antigua Roma, y de que forma más sublime!Me encanta leérte. Es un deleite para los sentidos y para el intelecto.Muchos besos.

La Dame Masquée dijo...

Pues si vieran nuestros tiempos, madame! No querrían vivir en ellos.

Buenas noches

Bisous

Isabel Martínez Barquero dijo...

Exactamente como ahora, vamos... Ni cada quien aporta según sus posibilidades ni se distribuye igualitariamente... Mientras unos pocos acaparen todo para sí y expolien al pueblo, arreglados estamos.
Malos tiempos, querida Isabel.
Un beso.

emejota dijo...

Estoy convencida que si obviáramos los formalismos, la realidad externa, y nos centráramos en los sentimientos y emociones podríamos mantener una conversación fluida con nuestros ancestros. Bss.

Bertha dijo...

Triste obsesión por acomular tantas riquezas esta avaricia de tener mas sin importar a quien pueden dañar.La historia se repite.

Un abrazo Isabel.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Ni siquiera al fisco se contribuye proporcionalmente.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pocos se acuerdan de las ollas querida amiga, llevas razón, y algunos en vez de poner el grano quitan la cosecha entera, cierto.
Besito en honor a Ceres y a ti.

virgi dijo...

Siempre aprendiendo contigo, aunque en este caso preferiría no hacerlo, así no sigo confirmando la mezquindad que nos rodea, la racanería, el atropello continuo...
Un abrazo, mi Profe.

Lales dijo...

Siempre es un placer leerte. Me consta que disfrutas escribiendo y quiero que sepas que yo disfruto leyendo lo que escribes. ¡como me gustaría escribir como tú!

profedegriego dijo...

Querida Isabel, ya lo decía Marcial: "Dantur opes nullis nunc nisi divitibus", 'Las riquezas, hoy día, no van más que a los ricos'.
He andado estos días un poco liada con el final de curso de 2º de Bachillerato, pero pronto me pondré al día con los gemelos.
Mil bicos.

Dyhego dijo...

Una vez más se confirma que no hay nada nuevo bajo el sol.
Vale, Isabel.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Un recuerdo de cómo se realiza en la actualidad el parcial reparto de bienes comunes, la Hacienda pública. Ni en fiestas señaladas el hombre ha cumplido, a veces, con el deber de festejar y compartir. Tanto en Roma como en la actualidad, el engaño en el grano sólo produce miseria y deshonor.

Un fuerte abrazo, querida Isabel.

Olga Bernad dijo...

Fíjate, el concepto de bien común ha estado siempre en crisis, como la poesía. Cuánto listo en el mundo...
Muy bien traído, Isabel, desde los tiempos de Roma.
Un beso.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

El dar y el recibir no siempre han sido los fuertes de la humanidad por lo visto. Por buena que fuera la intencion, a la larga todo se desvirtua y queda la vil rapaceria de los que quieren un botin mayor.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Coment version 2.0: Me imagino lo que sera tu trabajo de escribir basandote en fuentes si bien escritas, pero tomadas de tradicion oral, contradictorias, no del todo veraces mas las dudas de uno mismo. Debe ser un esfuerzo demoledor y no como me dijero una vez que escribias sobre leyendas y podias darte el lujo de decir que Helena de Troya se peinaba con una pezuña de vaca. Te podras imaginar mi cara al respecto del comentario.

Isabel Barceló Chico dijo...

Queridos amigos, muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios. Disculpad que no os conteste individualmente, voy apurada pero por una cosa sencilla, pero buena... Besazos y gracias por vuestra comprensión.

Dolors Jimeno dijo...

Aunque me repita: ya está todo dicho y estudiado, ¿por qué no aprenden?

África dijo...

Aquí hay quienes no aportan grano alguno sino que se llevan el grano de los demás a otros países!
La codicia es tremenda en estos momentos. Y la solidaridad inexistente.
Me encanta cómo lo transmites.


Un beso